Chef Pastelero

Compartir

¡El mundo profesional está cada vez más competido! Lo sé, suena a una frase aburrida que diría cualquier docente comprometido con la educación de sus pupilos. ¿Pero qué pasa cuando profundizamos en esta frase, si tomamos la lupa y deshebramos sus letras una por una? En realidad el maestro no quiere decir simplemente que hay más competencia, el maestro está diciendo, abran bien los ojos y actúen.

 

En las últimas décadas ha habido una ola de especialización innegable empapando todas las profesiones. Este es un fenómeno que va creciendo a pasos agigantados y la respuesta está en las necesidades del mercado actual. Cada vez hay más competencia laboral y esa competencia puede resultar un lastre en muchas ocasiones y un aliciente en tantas otras.

 

La realidad es que cuando queremos cubrir alguna necesidad específica, buscamos invariablemente a una persona especializada en el área, sencillamente porque puede hacerlo mejor que alguien que solo conozca el tema someramente. ¿Pero qué tiene que ver esto con ser un Chef Pastelero? Realmente todo.

 

Ser un chef pastelero implica graduarse como un maestro de la repostería. Tener creatividad, pasión y cierta fascinación por el detalle. La precisión con la que debe hacerse un postre es casi inaudita, todo debe pensarse detalladamente como si se tratara de una obra de arte. Basta con mirar el trabajo de grandes chefs pasteleros como Pierre Hermé o Paco Torreblanca. Simplemente la gastronomía española actual no se entendería sino fuera por el arte efímero que Torreblanca le imprime a todo su trabajo. Y qué decir del chef Hermé, no solo es un referente en el ámbito pastelero internacional, sino que ha trascendido la barrera de la cocina dulce y ha llevado su maestría al ámbito de los negocios con su propia marca de productos.

 

La precisión, nuevamente, y un trabajo pensado desde el inicio hasta su culminación son solo algunas de las características obligadas que distinguen a los chefs que deciden especializarse en esta rama. Hacer el postre perfecto requiere maestría, dar la consistencia exacta a un cupcake, sapiencia culinaria, batir el chocolate y antes de batirlo, elegir el tipo de chocolate perfecto para lo que se va a preparar, fundirlo a la temperatura adecuada según el tipo de chocolate solicita experiencia y una mano firme y paciente para trabajarlo, rayana en lo artesanal. Dar el toque adecuado de azúcar a un canapé dulce, crear bocadillos que encanten al más exigente de los comensales sin cruzar la frontera de que sea fabuloso pero un tanto exagerado en su dulzura, controlar el impulso de pretender arañar la perfección no solo en sabor sino en estética, sí, todo esto es lo que inspira y es posible para un Chef Pastelero y sabes por qué, porque es un especialista en su área, es un artista de la comida dulce.

 

La gente que se especializa en algún área es reconocida no solo de manera social, sino que sus horizontes se amplían y lo que antes parecía una pequeña posibilidad se torna una gran oportunidad a unos pasos de distancia. Ser especialista en algo significa pulir tus habilidades hasta darte cuenta de que el éxito ahora abraza a la pasión y que antes la pasión pretendía abrazar el éxito.

 

Vale la pena resaltar que el mundo de la pastelería es un mundo, si me permiten ser redundante, que no solamente embelesa a cualquier persona sino que además es incluyente en todos los sentidos. No importa si eres mujer o si eres hombre, no importa si eres joven o si la preciada experiencia ya pinta tu cabeza de blanco, no importa si deseas establecer un pequeño negocio o si deseas viajar por el mundo mostrando tu trabajo con orgullo. Lo que realmente importa es el tamaño de tus aspiraciones; imagina, date la oportunidad de imaginar por un segundo e imagínate trabajando en los hoteles más lujosos del mundo, imagina tus postres en los restaurantes más prestigiados, imagínate a ti mismo haciendo tu propia marca de postres. Todo es posible.

 

¿Cuándo fue la ultima vez que volteaste a ver el carrito de los postres y actuaste con indiferencia? ¿Cuándo fue la ultima vez que decidiste dedicarle a algo todo tu tesón y te sorprendiste por los resultados? ¿Cuando vas a decidirte a ser un especialista?

 

 

no comments