Se trata del conjunto de platos y gastronomías procedentes de los países que tienen como frontera el Mar Mediterráneo.

Los principales ingredientes de la gastronomía mediterránea.

El denominador común de estas gastronomías es un conjunto de ingredientes que se usan en la elaboración de los platos: uno de los más conocidos es el aceite de oliva. Este aceite no sólo se emplea en frituras, sino que aparece como aliño y como ingrediente en la elaboración de conservas de alimentos. La cercanía costera propicia el consumo de pescados y mariscos, por lo que aparecen formas comunes de cocinado del pescado, como por ejemplo las parrilladas al aire libre. Por otro lado, cabe resaltar que uno de los elementos más empleados en la gastronomía mediterránea es la verdura, pero también se consume en gran medida el arroz y las legumbres.

El clima en estos países es propicio para los frutos cítricos: limones, naranja, toronja, mandarina, entre otras.

Abunda el uso de carne de cordero y de cerdo. En esta cocina se emplea poca carne de caza mayor y sin embargo algo más de carne de caza menor: conejo, liebre, perdices, etc. En el terreno de las carnes de aves se suele preparar mejor aquellas que son de corral. Asimismo, se pueden ver muchos platos en los que se usan el romero, tomillo, orégano, albahaca, pimienta, hierbabuena. Hay un gusto común por el vinagre, empleándolo no sólo como aliño de ensalada sino que llega a condimentar algunos platos de pescado y algunos productos en escabeche. La harina tiene muchos usos en la gastronomía mediterránea. Algunos de estos son el pan y las pastas.